México: COVID-19

En México las medidas contra el Covid19 han empezado a tomarse tarde, porque las autoridades han minimizado el impacto de la pandemia en el país. De hecho, fue solamente el 26 de marzo, cuando el Covid19 ya estaba presente en diferentes estados, que el presidente declaró oficialmente que la nación entraba en fase de aislamiento. Para esa fecha, varios gobernadores de los 29 estados federativos habían ordenado en sus localidades el cese de las actividades escolares y no esenciales. En los medios oficiales se habla de 1688 contagios y unos 60 decesos, claro, sin tomar en cuenta muchos casos que escapan a los censos de los hospitales. No tenemos números certeros de la situación real del país. Además de las medidas de higiene básica, el gobierno ha decretado acciones: permanecer en casa y “sana distancia”.


Muchos mexicanos viven como si no sucediera nada, atribuyéndolo a un complot, otros no se consideran susceptibles de contraer el virus y toman una actitud burlona e indolente. Otros han decidido, sin ningún apoyo oficial del Estado, tomar medidas muy modestas de higiene ambiental o de solidaridad con otros, para paliar las consecuencias de la pandemia. Sin embargo, para muchos mexicanos que viven al día, del comercio informal o de pequeños trabajos eventuales, las medidas de aislamiento son imposibles de seguir.
Como comenta un politólogo y catedrático de una Universidad Jesuita: “En México una tercera parte de la población económicamente activa está en la informalidad. Es un sector que viene de muchas décadas atrás y que ningún gobierno o modelo económico ha logrado reducir. Son millones de personas que no pueden parar, que no pueden irse fácilmente a sus casas, son millones de personas que prefieren arriesgarse a enfermarse que a dejar de tener ingresos para la familia.
Hace unos días, uno de los hombres más ricos de México, Ricardo Salinas, dueño de TV Azteca y de las tiendas Elektra entre otros muchos negocios, salió al paso de las críticas de un sector empresarial adverso del gobierno de López Obrador, para señalar que sólo hay dos caminos, o se muere por la pandemia o se muere de hambre por el parón económico de la distancia social. Respaldó el modelo incremental de retardar el aislamiento y sugirió, como se perfila ya en otros países, que no se pare la economía, que sanitariamente se haga lo necesario para enfrentar la pandemia, pero que se acepte la letalidad del Covid-19 como otras enfermedades como la influenza o la diabetes, que matan a más mexicanos pero que no por ello se detenga el proceso productivo, los salarios y las ventas. Para el caso del empresario, que no se detenga la acumulación de su riqueza.
Países como los nuestros, con enormes desigualdades sociales, con un estado bastante frágil, ineficaz y ausente de muchos territorios del país y con una sociedad dispar, es decir, con muchos rostros ciudadanos (indolentes, irresponsables, comprometidos, responsables, solidarios, indiferentes, apanicados) enfrentan muchos desafíos a la vez. Está planteado que una buena parte de la sociedad mexicana estará recluida en su casa alrededor de 8 semanas en promedio, como nunca antes en nuestra historia moderna. Y al mismo tiempo, se perfila que nuestro PIB caiga este año entre un 5 o 6 por ciento (en 2009 cayó 6.5 por crisis global y AH1N1)” .
En este contexto difícil, la Iglesia –laicos y religiosos- hemos seguido las consignas de confinamiento, conscientes de que es la manera de no agravar la situación. Cada día nuestra oración reúne el clamor del mundo a través de las noticias que nos llegan de nuestras comunidades en otros países, o por los medios de comunicación social. Al mismo tiempo realizamos acciones apostólicas a nuestro alcance:
• Organización del trabajo escolar en línea, junto con todos los colaboradores laicos
• Compartir con otras escuelas de materiales pedagógicos y pastorales vía digital
• Atención a las familias buscando medidas económicas de apoyo en el pago de colegiaturas (en México las escuelas particulares no tienen ninguna subvención del gobierno)
• Acompañamiento en la esperanza a amigos, colaboradores, familias, fieles de las parroquias, grupos juveniles
• Animación espiritual y pastoral vía digital
• Apoyo a albergues de migrantes con las colectas de la campaña de Cuaresma
• Organización de redes en línea para dar apoyo a personas encontradas en las salidas ocasionales
• Celebraciones litúrgicas y momentos de oración en línea
• Conferencias, artículos y webinars gratuitos sobre temas que ayudan a organizar de manera creativa y fecunda este tiempo de confinamiento, abiertas a todo público

Sábado 4 de abril de 2020
Ana Sentíes r.a.
Comunidad de Querétaro, México

Partage

Partager sur facebook
Partager sur twitter
Partager sur whatsapp
Partager sur email
Partager sur print

Editorial

Como en un bosque de secuoyas

Me han contado que si pudiésemos observar un bosque de secuoyas desde lo subterráneo veríamos una inmensa red de raíces y organismos interconectados. Nuestra forma

Plus d'articles :

Journeying in hope

As the Season of Creation draws to a close the journey continues. Despite the terrifying signs of climate disruption, Amazon fires, melting of Arctic ice

Je te le dis : lève-toi

Réflexion sur l’évangile de Marc 5, 41 Elizabeth Green Elizabeth Green est théologienne et Pasteure de l’Union Chrétienne Évangélique Baptiste. Le chapitre 5 de l’Évangile

Envoyez-nous un message