Diario de una pandemia: Colombia

Compartir la vida de los pobres en nuestros lugares de misión en tiempo de pandemia COVID-19

Estos son algunos rasgos que nosotras Hermanitas, percibimos en nuestros lugares de misión, en Colombia, en este momento:
Jóvenes trabajadores a quienes les están extendiendo los horarios más allá de ocho horas y por el mismo salario. Familias que les es preciso tomar sus pequeños ahorros para conseguir algunos alimentos y pensando en un mañana incierto. Familias que empiezan a sentir el hambre, porque realizan trabajos informales con el que subsisten en su diario vivir y sin seguridad social, están al amparo de las “promesas” del Estado que no siempre cumplen. Madres que trabajan en casas de familia, no pueden ir a su labor porque, dadas las circunstancias, no las vuelven a llamar. Mujeres, ´´cabeza de familia, que realizan labores en casa, para vender en las calles, no tienen en este momento forma de subsistir. Los colegios y escuelas continúan virtualmente sus clases, pero hay familias que no tienen acceso a este medio, les es preciso ir a otra casa o salir a conseguir por fotocopias, el contenido de las clases. Hay temor de ir a centros de salud y por tanto se suspenden sus tratamientos. El personal de aseo en las calles, no tiene ninguna protección, incluso han solicitado a los hogares que coloquen desinfectante en las bolsas que contienen basura porque, dicen ellos, “nosotros también estamos expuestos y tenemos familia”. Trabajadores que tienen que someterse a contratos temporales con el temor de no ser reintegrados una vez termine esta fase de cuarentena. Empleados y empleadas en servicios generales en hospitales, centros de salud, etc. y quienes regresan diariamente a sus hogares sin ninguna medida de protección.


Las viviendas son, en su mayoría, demasiado pequeñas, una o dos habitaciones, donde especialmente niños, jóvenes y adultos mayores se sienten cohibidos. Pensamos igualmente en hogares en donde sabemos que existe maltrato intrafamiliar, especialmente hacia mujeres, niños, jóvenes y adultos mayores. Familias con serios problemas a nivel de relaciones interpersonales e intergeneracionales ¿Qué acontece en este tiempo donde obligatoriamente tienen que vivir al interior de la misma vivienda? ¿Cómo van a sobrevivir encerrados cuando pasen tres semanas o más? Familias inmigrantes, en especial, venezolanas, que luchan por sobrevivir y enfrentan, además de su desplazamiento, el fenómeno del COVID-19 en las calles en diferentes ciudades del país. Crece la inseguridad social. Tenemos conocimiento de que sectas religiosas están aprovechando la situación para infundir miedo y temor en sectores populares.


En medio de este oscuro panorama hay gestos que se realizan de forma creativa y con alegría y esperanza: Las familias salen a sus balcones y ventanas para saludarse como vecinos. Hay gestos de solidaridad entre familias, organizaciones de barrio y/o ciudad para ayudar a los más desamparados y olvidados. Las familias procuran la entre-ayuda al interior de la vivienda, hacer tareas juntos, rezar, reír. Se tiene un mayor sentido del “trueque”, del intercambio de alimentos u otros artículos. La vivencia de la solidaridad y la creatividad en y desde lo cotidiano es significativa. Nosotras tratamos de acompañarlos a través de nuestra presencia orante, solidaria y con mensajes de apoyo, de manera virtual. Estamos convencidas que algo nuevo está naciendo, que el dolor y la esperanza caminan juntos.

Gloria Hilda Bohórquez h.a. Comisión JPIC
Medellín, marzo 31 de 2020

Partage

Partager sur facebook
Partager sur twitter
Partager sur whatsapp
Partager sur email
Partager sur print

Editorial

Mujeres en tiempos del coronavirus

El COVID-19 parece igualarnos: nos ataca a todos, nos confina a todos. Pero esta crisis, como todas las crisis, rompe más y primero, lo frágil

Plus d'articles :

Envoyez-nous un message